Puntos Vitales

PUNTOS VITALES

El punto vital en Taekwon-Do (Kupso) se define como una parte sensible de la anatomía humana, que se puede romper o que es vulnerable en caso de ataque.Es preciso para un estudiante de Taekwon-Do conocer perfectamente estos diferentes puntos para que pueda utilizar las herramientas de ataque o defensa más apropiadas. Un ataque indiscriminado debe ser rechazado por su ineficacia y el consumo inútil de energía.Debemos recordar que el Taekwon-Do es un “Arte de Autodefensa sin armas”, y como tal, todos los conceptos enunciados a continuación están orientados a ese fin. En el supuesto caso de necesitar defenderse de un ataque, un taekwondista debe ser“preciso y contundente” y ser capáz de incapacitar al atacante con un solo golpe, bloqueo o palanca (según el caso).Para lograr este objetivo el estudiante tendrá que utilizar diferentes fuerzas hacia distintos puntos vitales. Por ejemplo, una fuerza mínima puede causar un daño importante si está concentrada hacia el cuello, o hacia los ojos del atacante.

Como en toda ciencia, en el Taekwon-Do es necesario un conocimiento profundo de las fortalezas y debilidades de la anatomía humana; y como en todo arte, es indispensable contar con las herramientas adecuadas y con  la precisión y pericia que otorgan la práctica y el entrenamiento constante.

En lo que a las “herramientas” se refiere, ya hemos tratado la importancia de conocerlas y desarrollarlas en el vínculoHerramientas. Sólo diremos que “Una de las principales características del entrenamiento en Taekwon-Do es convertir gradualmente las manos y los pies en sólidas y eficaces armas capaces de resistir a los exámenes más duros sin que se dañen o inutilicen.”

Clasificación de los Puntos Vitales

Podemos dividir los puntos vitales en dos grupos:

MAYORES: Son aquellos que al ser atacados pueden sufrir lesiones permanentes o acarrear la muerte.

MENORES: Son los que al ser atacados producen un intenso dolor e incapacidad temporal, pero sin riesgo de vida.

Secciones del Cuerpo (Mon Dungboon)

Gran parte de la práctica y entrenamiento del Taekwon-Do se caracterizan por la ausencia de contacto físico entre los estudiantes.

Las formas básicas, los Tules, así como muchos otros ejercicios de ataque y defensa son practicados contra un adversario imaginario. En otras ocasiones en las que si hay contacto físico, dadas las posibles graves consecuencias de ataques diréctos y plenos a los puntos vitales, no resulta posible ejercitar la técnica, la dinámica y el foco a plena potencia.

En estas circunstancias puede parecer difícil, cuando no imposible, determinar e identificar el punto vital que se ataca. No obstante es fundamental que el estudiante logre en cada ejercicio representar mentalmente el punto vital que está atacando.

Para simplificar la tarea de identificar y conocer los puntos vitales y sensibles, podemos dividir al cuerpo humano en tres grandes secciones:

• Sección Alta (Nopun Bubun).
• Sección Media (Kaunde Bubun).
• Sección baja (Najun Bubun).

En cada una de estas secciones hay varios puntos vitales, y el punto vital más accesible se utiliza para categorizar cada sección:

• El philtrum para la parte alta.
• El plexo solar para la parte media.
• La ingle para la parte baja.

Además, estas secciones se dividen lateralmente en:
A) Línea del plexo solar.
B) Línea del pecho.
C) Línea del hombro.

Grupos Principales

Del mismo modo, podemos identificar en la anatomía humana cinco grupos principales: la cabeza, el cuello, el tórax, el abdómen, los órganos genitales exteriores, y las cuatro extremidades.

La cabeza (Nori)

1 – El Cráneo (Dae sin moo): Es la estructura principal de la cabeza, tienen en total 22 huesos y se divide en dos partes:

– La región craneal (8 Huesos) que protege el cerebro y proporciona una base sólida para la inserción de los músculos de la cara y de la boca.

– La región facial (14 huesos), donde se localizan los ojos, la nariz, los oídos y la boca.

Un golpe en la región craneal puede producir desde un inofensivo chichón a un traumatismo de cráneo, pudiendo afectar al sistema nervioso central, y en algunos casos más graves provocar incapacidades físicas o mentales permanentes, o la muerte.

Los síntomas del traumatismo de cráneo pueden ocurrir inmediatamente, pero también pueden presentarse horas o días mas tarde.

Los signos y síntomas pueden incluir uno o más de los siguientes efectos:

  • Hematomas, hinchazón y posible sangrado en el sitio de la lesión.
  • Fractura del cráneo.
  • Desorientación o alteración del estado de consciencia
  • Perdida del conocimiento (temporal o por periodos prolongados).
  • Respiración anormal.
  • Hemorragias nasales o por los oídos o la boca.
  • Somnolencia, confusión, irritabilidad, o perdida de la memoria.
  • Incapacidad para sentir o controlar la función muscular.
  • Color negro/azul alrededor de los ojos.
  • Vómitos y nausea.
  • Cambios en la visión o en el habla.
  • Pupilas desiguales.
  • Mareo.
  • Dolor de cabeza o cuello rígido.
  • Convulsiones.

2 – La Sien (Gwanja nori): Dado que la sien está muy cercana al cráneo y con poca porción de hueso craneal, ofrece poca resistencia a los golpes. Así, un golpe fuerte puede causar contusiones, hinchazón, trastornos oculares, pérdida de audición, rotura de vasos sanguíneos importantes, cefaleas, migrañas, desmayos, mareos, pérdida del conocimiento y en algunos casos comas irreversibles o incluso la muerte.

3 – Occipital (Hoodoo): Un golpe o trauma sobre la región occipital del cráneo puede producir graves complicaciones como una lesión de columna cervical, que son de gran importancia por su gravedad y por las implicancias neurológicas que ellas conllevan.

La lesión medular cervical es tan grave, que presenta entre un 7 y un 15% de mortalidad general y entre un 35 y un 50% de mortalidad en las lesiones cervicales completas.

 

 

 

4 – Glóbulos Oculares (Angoo):Los ojos están ubicados profundamente en sus cavidades de tal modo que están protegidos en caso de patada o golpe de puño, pero no cuando se los ataca con los dedos de la mano o el pié, pudiendo causarles heridas bastante importantes. Un ataque dirécto a los ojos  es capáz de destruír las estructuras del ojo por la enorme presión instantanea que causa.

Son muchas las complicaciones que pueden acompañar al trauma contuso y algunas de ellas pueden evolucionar en forma silenciosa comprometiendo severa e irreversiblemente la visión por lo que este tipo de lesiones son consideradas de gravedad.

5 – Oido Interno: Si bien las orejas son formaciones cartilaginosas y no parecen un objetivo vulnerable, son la cubierta de el oído interno, que es el órgano de la audición y es extremadamente sensible.

Aunque un golpe de puño o patada sobre las orejas no tiene mayores consecuencias que las del golpe mismo sobre la cabeza, un ataque lateral a las orejas con las palmas puede generar la rotura de la membrana del tímpano (oído interno) y causar serias lesiones.

Un ataque de este tipo puede provocar el “Estallido del Oído” causando extremo dolor, mareos, hipoacusia (sordera), hemorragias nasales.

6 – Mastoide (Hoo i boo): El Proceso Mastoideo es una parte del hueso temporal del cráneo, situado justo detrás de la oreja.

Este punto vital es muy delicado ya que  es “como un punto de conexión para varios músculos y nervios de la cabeza”.

Un golpe en esta zona puede causar desde una conmoción cerebral ligera, hasta lesiones neurovasculares y meníngeas con coma, la fractura del mastoide o del hueso temporal. Estos traumatismos craneanos suelen ser muy delicados y pueden derivar en la muerte.

7 – Tabique Nasal (Migan) / 8 – Naríz (Kotdung): La naríz se compone de una parte ósea (tabique nasal), y un cartílago. Un golpe hacia la naríz conmocionará al agresor, haciendo que los ojos se llenen de lágrimas dificultando la visión, también puede provocar una fractura y/o un derrame nasal. Aunque ninguna de estas consecuencias suele ser grave, incapacitan al oponente temporalmente y permiten salir de la situación de agresión.

9 – Philtrum (Injoong) / 10 – Labios (Ipsul) / 11 – Maxilar (Yop tok) / 13 y 14 – Mandíbula (Tok guanjol): La zona de la boca está constituída por el maxilar (11), en el cual están las raíces de los dientes superiores, y por la mandíbula (13) que sostiene los dientes inferiores. En el interior de la boca se encuentra la lengua, y su exterior se encuentra recubierto por los labios (10).  Sobre el labio superior se encuentra un zurco llamado Philtrum (9) que sirve de punto de referencia. Los ataques a esta zona pueden producir rotura de dientes, heridas en los labios o lengua y muy raramente fractura de huesos.

Es muy importante entender que un golpe dirigido a cualquiér parte de la cabeza, lo suficiéntemente efectivo, provocará una pérdida de la conciencia. Esto debe ser visto como un golpe serio, a pesar de que en algunas ocasiones sólo cause un daño menor o de poca importancia, puede ser signo de posible muerte.

El Cuello (Mok)

El cuello sostiene la cabeza gracias a las vértebras cervicales (18), es la primera parte de la colúmna vertebral, siguiéndole la caja toráxica (el pecho), las lumbares (el abdómen), el sacro (entre los dos huesos de las caderas) y coxis.

Las cervicales están construídas por siete vértebras en el interior de las cuales hay un canal que contiene la médula espinal. Los nervios que siguen hasta las otras partes del cuerpo salen de esa médula espinal entre dos vértebras vecinas.

Un golpe en cualquiér parte de la espina dorsal puede generar el rompimiento de una vértebra que, desplazándose, acarreará la compresión o rotura de un nervio sobre la médula espinal. Esto puede llevar a una parálisis de los músculos de la parte del cuerpo inervado por el nervio o médula espinal.

En el cuello también está la parte conductora que se extiende hacia el frente de las cervicales. En el frente están la laringe y la tráquea (17) que llevan el aire hasta los pulmones. Atrás está el esófago, por el que van los alimentos hacia el estómago. Hacia los lados están las arterias carótidas (15) que llevan la sangre desde el corazón al cerebro.

Una herida o golpe en la laringe, en la tráquea o en las carótidas peden ser muy graves y generar una muerte súbita.

El Pecho (Gasum)
El pecho está constituído por la caja toráxica, los pulmones, el corazón y la aorta con la vena cava (que transportan la sangre desde y hacia el corazón).
La caja toráxica está constituída por las costillas y los músculos intercostales. Representa una excelente protección para los órganos internos que rodea, por lo que es muy raro que se provoquen heridas o traumas a los pulmones, el corazón o las arterias. No obstante hay que notar que la parte media de la colúmna que se extiende hacia el centro de la parte trasera del pecho es muy vulnerable en caso de golpes diréctos.

El Abdómen (Bakboo)

El abdómen es un hueco que contiene varios órganos y está formado por el diafragma arriba y el diafragma pélvico abajo. Está rodeado por la pared abdominal en la parte frontal y lateral. La parte trasera del addómen está constituída por las vértebras lumbares y los músculos paraespinales. También hay que saber que las lumbares están constituídas por cinco vértebras que son el único sostén sólido del abdómen. Un golpe hacia las vértebras lumbares generará un sufrimiento en las piernas o su parálisis. Un daño en los músculos paraespinales causará dolores de espalda que podrían generar una inhabilitación por varios meses o años.

Los órganos del abdómen son el hígado, el páncreas, el bazo y los riñones. Un golpe dirécto hacia estos órganos puede acarrear un ruptura y un sangrado que podrían ser mortales. Sólo se puede herir a los intestinos con un arma punzante o un disparo. Un golpe hacia el plexo solar puede provocar una inhabilitación momentánea, pero no tendrá ninguna consecuencia a largo plazo.

Organos Genitales Externos

En cuanto a las mujeres, golpes hacia los órganos genitales externos son muy dolorosos pero no implican ninguna consecuencia. Por el contrario, para el hombre, un golpe dirigido hacia sus órganos genitales puede acarrear una hemorragia interna de los testículos y la imposibilidad de procrear. Está claro que las consecuencias ligadas a estos golpes son muy graves.

Las Extremidades (Pal Gwa Dari)

Los brazos están unidos al tronco a través de la clavícula y el omóplato. Un golpe en este lugar no es generalmente muy grave, aunque el hombro puede dislocarse fácilmente y causar extremo dolor y la compresión de los nervios y venas que pasan al brazo a través de la axila.

La axila es un centro extremadamente sensible y nótese que queda desprotegida ni bien uno levanta los brazos.

Por el lado interior del codo pasa el nervio cubital, siendo este un punto muy vulnerable.

Fracturas en la mano o la muñeca pueden no ser serias pero causan inhabilitación por un largo tiempo.

Las rodillas también son muy débiles en caso de ataque lateral. No olvide que una rodilla rota queda débil para siempre. Las tibias y los pies se alcanzan fácilmente, y si bien son zonas muy sensibles al dolor, no suelen sufrir consecuencias o daños.

Aprender a cuidar nuestra vida propia y la de los demás.

Estadísticamente están más expuestos a sufrir lesiones o traumas los practicantes de tenis ó fútbol que un estudiante de Taekwon-Do. No obstante debemos estar siempre muy bien preparados para proteger nuestra vida y buena salud y la de los demás.

En caso de que durante una sesión de entrenamiento o durante un combate un estudiante sufra una caída, y conserve la consciencia, no debe tratar de incorporarse rápidamente. No olvidemos que cada golpe que alcanza su objetivo provoca un trauma que puede ser de intensidad variable. Pequeñas lesiones suelen transformarse con facilidad en traumas graves a consecuencia de la falta de inmovilización del traumatizado. El estudiante debe tomar un instante y comenzar la reincorporación en forma lenta y gradual.

En caso de pérdida de conciencia se deben liberar y asegurar las vías aéreas, inmovilizar al estudiante, especialmente la zona cervical y llamar al servicio de emergencias médicas.

Fuentes:
La Enciclopedia del Taekwon-Do